Arró | Un pequeño pueblo con leyenda, en el Valle de Arán

Arró es un pequeño y verde pueblo que está situado en el Valle de Aran. Se encuentra en la vertiente derecha del río Garona, a una altitud de 852 metros y a una distancia aproximada al noroeste de Vielha de 12 kilómetros, siendo así unos 26 kilómetros los que le separan de las pistas de esquí de Baqueira Beret. Forma parte del terçon de Lairissa y allí habitan unas 26 personas. Es uno de los pueblos más pequeños del  Valle, siendo un lugar ideal para relajarse, disfrutar de la tranquilidad de la zona y del entorno natural.

La iglesia parroquial del pueblo está dedicada a San Martín y es de estilo románico. Está algo deteriorada por el paso del tiempo y de las duras condiciones  climatológicas de alta montaña que se dan en la zona.

Según cuenta la leyenda, de San Martin el patrón del pueblo, que paseaba a caballo por el pueblo y se encontró a un mendigo en muy mal estado.  El hombre estaba a punto de morir de morir debido al frío que sufría y el santo se apiadó de él y le dio la mitad de su capa para taparse. Pero en realidad, ese mendigo era el diablo que había trazado ese plan para que el mismo San Martín fuera el que muriera de frío. No lo consiguió porque justamente el sol empezó a brillar y a calentar.