Bausen | Un idílico pueblo de leyenda en el Valle de Arán

Bausen es un pequeño e idílico pueblo situado en el Bajo Arán, en la parte más septentrional de la provincia de Lleida. Se sitúa a orillas del río Garona y cerca de la frontera de Francia. Se sitúa a unos 25 kilómetros al noroeste de Vileha, la capital del Valle de Arán. Es un pueblo que ha mantenido su esencia pirenaica con poca modificación urbanística. Sus casas tienen típicos tejados de pizarra escalonados al más puro estilo aranés. Habitan en Bausen unas 49 personas aproximadamente. Los habitantes de esta población se han dedicado a la explotación ganadera, forestal y a la central hidroeléctrica.

En 1823 un gran incendio sufrido en el pueblo obligó a sus habitantes casi a tener que reconstruirlo por completo. De las ruinas de aquel incendio todavía se conserva la iglesia de Sanr Pèir de Vincula que data del siglo XVIII.

Hay que mencionar la ruta circular de 3 horas que empieza en Bausen y transcurre por el Bosque de Carlac donde se pueden contemplar unas  las bellas vistas sobre el Valle de Toran.

Cuentan los mayores una leyenda sobre Bausen que fue real como la vida misma. A principios del siglo XX, cuando la iglesia todavía tenía gran poder sobre sus feligreses, una joven pareja de este pueblo y muy enamorada, decidió casarse. El párroco para ello les exigió una cantidad de dinero por el hecho de tener ambos un parentesco lejano y no cedió a las suplicas de la pareja de enamorados. Ellos siguieron con amor y vivieron juntos. Con sólo 33 años Teresa enfermó y murió. El párroco  se negó a darle santa sepultura en el cementerio del pueblo. Con la ayuda de los vecinos, cavaron una fosa en el cementerio civil donde descansa Teresa y la cual recibe flores frescas cada año de su hijo, fruto del verdadero amor que vivieron los amantes de Bausen.