5 pueblos del Valle de Arán que parecen de cuento

5 pueblos del Valle de Arán que parecen de cuento

Los pueblos del Valle de Arán son muy particulares y de los treinta que lo integran hay algunos especialmente bonitos. ¿Te parece si nos damos un paseo por este rincón privilegiado del Pirineo catalán?

El Valle de Arán es uno de los rincones más encantadores de toda la geografía española. Situado en los Pirineos de Cataluña, al norte de la provincia de Lleida, su ubicación al norte de la cordillera ofrece al viajero unos paisajes fascinantes.

Los pueblos del Valle de Arán más bonitos

Viella

Viella es la capital del Valle de Arán y con sus más de 5.500 habitantes es la localidad donde se concentra casi la mitad de la población aranesa.

La iglesia de San Miguel, Sant Miquel, es un excelente punto de partida para iniciar tu ruta por los pueblos del Valle de Arán.

Arties

Arties es otro de los pueblos que debes visitar. Destaca la iglesia románica de Santa María de Arties, construida en los siglos XI y XII, y la iglesia gótica de San Juan de Arties, de comienzos del siglo XIV, que alberga interesantes exposiciones permanentes y temporales.

Unha

En el formidable paisaje de Unha impresiona al viajero la belleza de la iglesia románica de Santa Eulalia con su torre octogonal. Unha es uno más de los pueblos del Valle de Arán que está delimitado por un hermoso entorno natural y que está situado a aproximadamente unos 1.300 metros sobre el nivel del mar.

5 pueblos del Valle de Arán que parecen de cuento

Salardú

Muy próximo a Unha y tan solo a unos pocos kilómetros de la estación de esquí de BaqueiraBeret se ubica Salardú, uno de los pueblos del Valle de Arán con más encanto. Su Plaza Mayor y su iglesia de Sant Andreu son lugares obligatorios para visitar.

Bosost

La representante más notable de la arquitectura románica aranesa es la iglesia de Santa María de Purificación, construida en el siglo XII.

Se encuentra en la localidad de Bosost, muy próxima a Francia, donde podrás practicar diferentes deportes de aventura si las condiciones atmosféricas te lo permiten.

Si no es así, podrás dar largos paseos arbolados, recorrer sus tiendas y visitar las siete capillas románicas que rodean el pueblo y que, según la tradición, fueron erigidas para proteger a sus habitantes de la peste.

Todos los pueblos del Valle de Arán son fascinantes, sus homogéneas arquitecturas rurales y el marco natural que los rodea hacen de este lugar algo único e imperdible. Así que, si quieres disfrutar a lo grande clicando aquí para reservar tu casa en el Valle de Arán.