Vielha

Leyendas del Valle de Arán

Un viaje al Valle de Arán tiene gran atractivo, pues es donde vamos a poder recorrer pueblos y parajes de inmensa belleza, y donde también la rica cultura es la protagonista. En ese sentido estos lares tienen unas increíbles leyendas, algunas reales y otras ficticias.

Un buen número de estas leyendas del Valle de Arán se han ido recogiendo en las tradiciones y danzas aranesas más populares, siendo eventos culturales capaces de generar mucha expectación.

Tradiciones y leyendas del Valle de Arán

Vamos con algunas de estas leyendas:

Roca de los 9 agujeros

Es un itinerario que comienza al final de una calle en la que se sitúa la Oficina de turismo de Vielha y que sube paralelamente al río Nere, hacia el Puerto de Vielha. Por encima de su túnel es donde hay una leyenda que dice que la iglesia está dedicada a Sant Miquel.

Erulet y la magia del fuego

En Les y en Artíes podemos ver cómo se conserva la tradición consistente en quemar un abeto la noche más larga del año, la correspondiente al solsticio de verano, en vísperas de San Juan. Hablamos de una costumbre de hace miles de años, cuyos orígenes los podemos ubica en las tradiciones célticas.

La maldición de la “Maladeta”

Tanto el macizo de la Maladeta como el Aneto se unen íntimamente al Valle de Arán, donde desde la Artiga de Lin o por los caminos correspondientes a sierra de Horno es posible llegar en un duro itinerario a pie.

Leyendas del Valle de Arán

El Gigante “Mandronius”

Hay indicios de la veracidad de algunas de las leyendas del propio valle, como la de este gigante que se dice que luchó contra los romanos. Moraba escondido en una cueva cercana a Betlán y terminó sus días en Garòs, donde ordenó a sus hombres que cavaran su propia fosa.

Muchas de las leyendas de las que hablamos han ido deparando en tradiciones o danzas aranesas de lo más popular, siendo celebraciones anuales que encantan tanto a los habitantes como a los turistas.

El ciclo de estaciones es uno de los mayores orígenes de celebraciones por parte pagana y al finalizar el invierno, este era uno de los momentos que con más alegría se celebraban, pues suponía el final del frío y de la escasez. La primavera siempre da alegría y optimismo, dando lugar a una fiesta de lo más extendida en el Pirineo y en toda Catalunya.

A la fiesta que nos referimos es a la fiesta del Magràs, que se celebra en carnaval y luego le siguen muchas fiestas en primavera y verano donde cada pueblo tiene sus propias leyendas y tradiciones.

Como podemos ver, el Valle de Arán es un lugar de nuestro país que gusta de conservar sus tradiciones, en algunos aspectos diferentes que en el resto de Cataluña, pues al haber estado aislado en por su situación geográfica, le ha dado un carácter muy particular.

Así que ya sabes, esperamos que puedas conocer algunos de los lugares donde tantas leyendas han ido perdurando durante siglos. Sea como fuere, el Valle de Arán, es un marco incomparable para todo tipo de leyendas y fábulas. ¡Haz clic aquí y apúntate al reservar tu casa en el Valle de Arán!