7 consejos para esquiar con los pies calientes

7 consejos para esquiar con los pies calientes

Aunque tengas un excelente equipo de esquí, tu jornada puede arruinarse si comienzas a sentir frío en los pies, por eso te serán de mucha utilidad estos consejos para esquiar manteniendo tus pies calientes y protegidos.

Consejos para esquiar cuidando tus pies

1. Asegúrate de que la bota no te apriete en algunos puntos

Si la bota aprieta, los pies se resienten y se enfrían. Puedes buscar alguna tienda que retoque esas zonas críticas de roce y evitar que se corte la circulación de la sangre, que es lo que generará el frío. Puedes usar botas anchas, pues evitan los puntos de fricción y resultan ser más calientes.

2. Usa calcetines adecuados

No creas que por llevar calcetines gruesos pasarás menos frío. Si los calcetines son demasiado gruesos, habrá menos circulación, sudarás y tus pies se enfriarán.

7 consejos para esquiar con los pies calientes

3. Calienta las botas antes de colocártelas

Si puedes, utiliza un calentador de botas en el trayecto desde tu casa a las pistas. Debes eliminar cualquier resto de humedad que haya quedado del día anterior, porque de lo contrario tus botas se convertirán en un eficiente congelador de pies.

4. Controla la talla de tus botas

Mídete los pies con precisión y contrástalo con la talla de las botas que vayas a usar. Si usas botas muy grandes y las adaptas a tus pies ajustando las correas, cortarás la circulación de la sangre hacia los pies y en unos minutos de estar en la pista los tendrás helados.

5. Evita comer demasiado

Seguramente ya hayas escuchado muchos consejos para esquiar que hablan sobre los alimentos que debes ingerir, pero si abusas de ellos, tu sistema digestivo requerirá la atención del sistema circulatorio y sentirás frío, no solamente en tus pies, sino en todo el cuerpo.

6. Comprueba la estanqueidad de tus botas

No tendrás este problema si llevas botas nuevas, pero con el uso, cualquier bota de esquí pierde la propiedad de ser completamente estanca. Por ello es necesario que antes de salir a la pista lo compruebes. Para ello cierra la bota y vuelca agua sobre ella. Observa si pasa el agua al interior y, en ese caso, coloca en el agujero un parche con una cinta adhesiva específica.

7. Usa prendas con calefacción

Si con todos estos procedimientos no has conseguido evitar el frío en los pies, existen otras opciones no muy económicas pero sumamente efectivas. Compra plantillas o calcetines con calefacción y olvídate del frío en los pies.

Y recuerda, esquiar tiene un nombre, Pirinalia. Reserva tu casa rural o apartamento en Baqueira Beret con nosotros y… ¡A disfrutar!