Vacaciones en Baqueira

1 de marzo. Es una tarde de domingo y María está un día más delante de su portátil, navega… piensa… y achucha a su perra… y así van pasando las horas… de este domingo que no sabe cómo calificar…

Lleva varias semanas con un asunto que pulula por su cabeza. Quiere mudarse a una casita en la montaña, vive en la ciudad, no es una ciudad muy grande pero se siente atrapada. Como si la ciudad no fuera su sitio. Su empresa va bien y su trabajo le permite trabajar desde cualquier lugar con conexión a Internet.

Trata de aprovechar la tarde de domingo y trabajar. Buscando información en Google le aparecen constantemente banners emergentes de un conocido portal inmobiliario, donde últimamente entra mucho. Las dudas la acechan… ¿será un error mudarse a un pueblo? ¿Se encontrará sola? Y si se pone enferma…?

Mientras mira cómo oscurece el cielo se queda pensando en lo de le dijo su amigo Antonio esta semana… “¿María, cuánto hace que no descansas…?” “¿Cuánto hace que no te tomas vacaciones…?”

María sabe que Antonio tiene razón, pero… siempre hay un pero… (un cliente, un evento, un encargo urgente…) María se vuelve a sentar delante de su portátil y piensa en lo que le dijo su amigo Antonio… “estás saturada, llevas tanto tiempo sin parar que es lógico que te cueste tomar una decisión tan sencilla.”

Antonio… siempre tiene razón. Es casi como un hermano mayor, y apenas tiene unos años más que ella… Antonio vive en Lleida, y es una de las personas que mejor la conocen, sin embargo hace años que no se ven. El trabajo de María y la intensa agenda de Antonio, directivo de una empresa, les resulta difícil compaginar ambas para poder verse unos días y echarse unas risas.

Decide llamar a Antonio y tal y cómo es María, le dice sin preámbulos…

“Coge la agenda, ¿qué te parece vernos el próximo viernes 13 en Lleida? ¿Te recojo en el trabajo y nos vamos a Baqueira?” Antonio dice “María, ¿te digo mañana Lunes que tengo la agenda en la oficina? Pero me parece buena idea, así despejas y nos ponemos al día en persona. ” “Vete mirando apartamentos.”

María escribe apartamentos Baqueira, y pincha en www.pirinalia.com ya que los conoce de ir hace años con su ex.

María le copia y pega el enlace de unos apartamentos a pie de pistas, con chimenea, que están libres para la próxima semana. Antonio le envía un guiño y le escribe “mñn lo hablamos, bss”. María después de varios días es capaz de ilusionarse y no pensar exclusivamente en dónde vivirá. Apaga el portátil y se va a preparar algo de cenar.

Ya es viernes. ¡Por fin! Son las 20 h. ¡Antonio siempre tan sonriente! – piensa María- Están saliendo de Lleida con dirección a Baqueira. María mira a Antonio, y sonríe, se da cuenta de que los amigos con mayúsculas es lo mejor del mundo, que aunque pase el tiempo, nada ha cambiado. María lleva el coche cargado de ilusión, su perra, su tabla, y muchas risas van en dirección a Baqueira.

Llegan a las 23 h. Se instalan y preparan algo de cenar frente a la chimenea. Antonio abre una botella de vino. María abraza de repente a Antonio, quién la corresponde abrazándola fuerte… María se siente genial. Su perra dormita frente a la chimenea y sabe qué es el comienzo de una gran semana, solo para disfrutar y olvidarse de todo. Solo la amistad y la nieve, kilómetros de nieve para relajarse y cargar pilas.

Apartamento Baqueira
Apartamento Baqueira

Antonio la mira, mientras que María se acomoda en el sofá, mientras sonríe y piensa que, ahora María, esa mujer a la que siempre ha querido tanto, está, por fin, tranquila y feliz.

Baqueira Apartamentos
Baqueira Apartamentos